¿Por qué importa el “cuándo” hacemos las cosas?